miércoles, 8 de abril de 2009

LA PALABRA DIARIA EN LA SEMANA MAYOR

La Palabra Diaria

Lunes6 de abril del 2009
Dios es la presencia omnipotente y omnisciente activa en mi vida y en mi mundo.Orden divinoMe sorprendo al ver cuán frecuentemente los retos son superados y las oportunidades aparecen en modos que nunca consideré posibles. Sin embargo, comprendo cuán perfecto ese orden divino es según los eventos en mi vida continúan desarrollándose. El orden divino llega de muchos modos. Recuerdo esto cuando algo no sale como lo había planeado. Lo que tal vez percibí como un contratiempo, es una oportunidad que tengo de presenciar el orden divino en todo. Cuando algo en mi vida sucede sin razón aparente, afirmo orden divino. Doy gracias a Dios por ser la presencia omnipotente y omnisciente en el mundo. El orden divino está por doquiera, y soy parte de un plan divino. “Este es el plan acordado contra toda la tierra, y esta es la mano extendida contra todas las naciones.” —Isaías 14:26

Martes7 de abril del 2009
Vivo y doy de lo sagrado de mi alma. Me interesoParticipo activamente en sostener mi salud y bienestar. Con ese fin, planifico actividades físicas y saludables para mi día. Dedico tiempo para unificarme emocionalmente con mis sentimientos y vivificar mi mente. Oro y medito para recibir guía, disfrutar de paz mental y lograr crecimiento espiritual. De ese modo, no sólo contribuyo a mi curación personal, sino también tengo fortaleza para apoyar a los demás. Al ofrecer apoyo de oración, prestar asistencia física y contribuir con mi tiempo y mis recursos, puedo vivir y dar de lo sagrado de mi alma. Tengo un efecto positivo en las vidas de los demás. Qué contribución tan importante la que muchos hacen en todo el mundo. Somos la familia de Dios, y nos cuidamos y atendemos unos a otros con consideración y afecto.“Acercándose, vendó sus heridas echándoles aceite y vino, lo puso en su cabalgadura, lo llevó al mesón y cuidó de él.”—Lucas 10:34

Miércoles8 de abril del 2009
El gozo del espíritu es mi gozo. GozoMi más grande gozo es mi relación personal con Dios y conocer, afirmar y aceptar Sus bendiciones. Con mis pensamientos centrados en la bondad de mi Creador siento una alegría que me fortalece, me alienta y me inspira. Depende de mí expresar mi gozo interno. Al hacerlo, éste fluye como ondas de bondad que se reflejan en mis pensamientos y acciones. Mi vida se torna más plena y significativa cuando acojo y expreso el gozo del Espíritu en mí y como parte de mí. Yo no creo mi gozo, ni lo crea otra persona; hay una fuente de dicha sagrada que ha sido implantada en mi alma por mi Creador. Mientras más gozo expreso, más alegría de Espíritu se vierte para llenar esta fuente para luego desbordarse en mi vida. “Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea completo.”—Juan 15:11

Jueves9 de abril del 2009
Centrado en el amor de Dios, estoy satisfecho.Acciones devotasMi vida es una expresión individual y única del amor de Dios. Mis pensamientos están basados en mi creencia de que Dios es todo y está en todo. Mis palabras son edificantes y seguras. Mis acciones están llenas de vida y energía, y brillan con amor. Mi intención es mostrar afecto y afirmar vida en todo lo que piense, diga y haga. Con el ejemplo de la vida de Jesús, sirvo y amo. Cada persona es un hijo de Dios. Gracias a esta comprensión, veo y aprecio lo sagrado de toda la gente. Agradezco su contribución y los trato con compasión.Centrado en el amor de Dios, brindo a la vida mis acciones devotas y siento satisfacción. Sé que estoy en mi sitio correcto, haciendo lo que debo hacer.“Vosotros me llamáis Maestro y Señor, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.”—Juan 13:13-14


Viernes10 de abril del 2009
Mi corazón está receptivo a mayores expresiones de paz y gozo.PerdonoMis decisiones siempre son un asunto de elección, y elijo no guardar rencor ni resentimiento contra nadie. Esta elección es por mi propio bienestar así como el de la otra persona. Reconozco que cualquier falta de perdón que deje entrar en mi corazón será una obstrucción para el fluir del amor.Con dos sencillas pero poderosas palabras, Yo perdono, rompo barreras, disipo resistencia y abro mi corazón para sentir mayor gozo y paz. A medida que practico el perdón, reclamo mi unidad con Dios y veo lo bueno en todo. Me veo y veo a los demás con compasión y con la confianza de que Dios nos ama por igual y de manera incondicional. Me perdono y perdono a los demás, lo cual prepara el camino para un nuevo comienzo, una resurrección de mi corazón que me deja tanto con tranquilidad como con gozo.“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.”—Lucas 23:34

Sábado11 de abril del 2009
Dios ha preparado mi camino, y estoy listo para seguirlo.PreparadoHoy otorgo tiempo a la contemplación, dejo a un lado la planificación y la ejecución de mis planes y doy mi plena atención al Espíritu. Esta inactividad aparente me prepara para orar y estar alerta a la oración contestada, para establecer objetivos y lograrlos. Al volverme a la fuente de toda vida, toda sabiduría, todo bien, me preparo para nuevas experiencias. Centrado en el Espíritu, adquiero nuevo conocimiento y fortaleza. Al liberar toda duda de lo que pueda llevar a cabo, sé que con la guía y la iluminación de Dios obtendré lo que es verdaderamente significativo. Dios ha preparado mi camino, y estoy listo para seguirlo. “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis.”—Juan 14:2-3


Domingo12 de abril del 2009
¡Cristo ha resucitado en mí!RenacimientoEs Pascua de Resurrección, un día de celebración sagrada. ¡Cristo ha resucitado! Este mensaje, lleno de poder y gracia, es para todos. Cristo ha resucitado en mí.La vida del Cristo es divina y transcendental, una vida que fluye en mí ahora. Cada vez que rehúso la idea de que el pecado y la negatividad tienen control sobre mí, las ideas del Cristo se presentan en mis pensamientos. Soy fuerte y libre, sustentado en conciencia espiritual. La roca ha sido quitada. Todos los obstáculos a mi bien han desaparecido.Por medio del Cristo, soy restaurado. Mi vida resplandece con gloria espiritual, y me dedico nuevamente a caminar en la luz del Cristo. Un nuevo día ha amanecido. Libre y triunfante, camino con fe renovada. ¡Cristo ha resucitado en mí!“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.”—Juan 11:25