viernes, 6 de febrero de 2009

ESTADO ACTUAL DE LAS TEORIAS GERENCIALES

RESUMEN CRÍTICO DEL ESTADO ACTUAL DE LAS
TEORIAS GERENCIALES

Autora: María M. Zapata

Desde que el hombre existe ha tenido la necesidad de agruparse para alcanzar sus objetivos comunes, llevando a cabo actividades y tareas, compartidas o no, para el logro de un objetivo final. Así, en la prehistoria para alimentarse lo hacían en grupos, desarrollando estrategias, herramientas (inventando), lo que se convierte en un modelo de organización y la distribución del alimento en la administración de la misma.

Una forma de administración incipiente donde deben unirse esfuerzos para lograr un fin determinado, Müch G y Garcia M (1999). Sin embargo, es mucho tiempo después cuando se comienza a dejar legados de algunas formas de organización y/o administración de pueblos, ciudades, reinos o imperios.

Es a partir de la Edad Antigua de cuando se tienen los primeros registros o documentos de las formas de organización, que confirman el “acto de administrar” llevado a cabo por los gobiernos de entonces. Lo que denota la poca importancia que le daban a la administración y por consiguiente su lenta evolución hasta principio del siglo XIX, Bustillo, Higuera y Martínez (1995).
Los egipcios dejaron los primeros aportes a la teoría de sistemas, ya que tenían una economía planeada y basada en un sistema administrativo complejo, calificado por Weber como burocrático.

Los chinos sentaron la base de la selección de personal, donde según Confucio (551 – 479 ac) para ejercer cargos públicos, el funcionario se debía desprender de favoritismo y partidismo, poseer un gran espíritu público para promover el bienestar económico del pueblo.

También, en la constitución de Chow se observan elementos que actualmente constituyen los principios fundamentales de la administración, como son la organización, relaciones, funciones, procedimientos, control, registro, entre otros.

Los griegos dejaron pocos registros escritos sobre sus sistemas administrativos, sin embargo, se conoce que uno de sus principios fue la distinción entre ley y psefisma, lo que conocemos como la regla y el principio.

En cuanto a los romanos, se dice que su secreto de grandeza fue el genio que tenían para organizarse, de hecho sus instituciones funcionaban perfectamente, aunque sus grandes riquezas las obtenían despojando a los súbditos de sus posesiones. El Emperador Diocleciano establece el principio gradual y la separación completa de los departamentos civil y militar, que no es más que la estructuración y sistematización de las organizaciones.

Luego, en la Edad Media, con la caída del imperio romano surgen nuevas formas de gobierno, llevándose a cabo las demostraciones de gobierno descentralizadas.

Los pueblos desprotegidos buscan gobiernos que les brinden protección, orden y organización, originándose la gran pirámide estructural donde la corona se encuentra en la parte superior y sus graduaciones jerárquicas hacia la parte baja, hasta llegar a la unidad más pequeña, dando origen al “principio gradual de delegación”, la cual consiste en conferir autoridad sin desprenderse totalmente de ella, formando la base de la coordinación de responsabilidades.

Así mismo, surgen los Cameralistas, grupo de profesionales y administradores públicos que lograron un sistema administrativo de gobierno, sobre todo en los departamentos fiscales. De allí surge el procedimiento gubernamental sistematizado con una tecnología administrativa.
Sin embargo, este movimiento no prospero fuera de Alemania y Australia, mientras que en Estados Unidos no solo se ampliaban los principios de la democracia política, sino que surgió el fenómeno del crecimiento de la administración científica.

Los aportes de Woodrow Wilson sobre “El Estudio de la Administración” presentado en 1886 fue una conquista en la historia del campo científico del conocimiento administrativo. Es a partir de esta investigación que se comienza a estudiar a la administración como una ciencia y como conocimiento sistémico, y a desarrollarse e innovarse de manera acelerada. Bustillo, Higuera y Martínez (citado).

A partir de las variables tareas, estructura, personas, ambiente y tecnología, se ha desarrollado las diversas teorías que sustentan el estudio de la administración como conocimiento científico.
Surgen los diferentes enfoques de la administración.

El Enfoque Clásico con la Administración Científica de Taylor, que consiste en el énfasis en las tareas, con la finalidad de alcanzar la máxima eficiencia. Considerado el fundador de la T.G.A. Otro de los aportes a la teoría clásica fue la Teoría Clásica de la Administración de Farol, y la Teoría Burocrática de Weber, cuya preocupación era el énfasis en la estructura, los cuales sienta las bases para la Teoría Estructuralista de la Administración.

Pero, el interés por el estudio de la administración y la organización sigue abarcando otros campos y esta vez los estudios de Mayo y Lewin hacen énfasis en las personas a través de las Teorías de las Relaciones Humanas, que luego es desarrollada por la Teoría del Comportamiento y la Teoría del Desarrollo Organizacional.

Otro de los elementos de estudio dentro de las teorías organizacionales es el ambiente, dando origen a la Teoría de Sistemas que luego es perfeccionada por la Teoría de la Contingencia donde el énfasis esta en la tecnología.

La administración como todo sistema tiende a adaptarse o a sufrir de un proceso de transformación de la información recibida de su medio ambiente o contexto operativo, esto permite que surjan nuevas variables y que se desarrollen nuevos enfoques o que los existentes redimensionen sus significados. Así, se pueden agregar el enfoque de los papeles administrativos de Mintzberg y el enfoque de las 7s de Mckinsey (estrategia, estructura, sistema, estilo, staff, valores compartidos y habilidades).

Además de los anteriores existen dos variables que en la actualidad juegan un papel importante, fundamental y determinante, en el mundo económico, social, político, religioso, educativo… estas son el vertiginoso uso de la tecnología de la información y la comunicación y la globalización. La globalización se puede concebir como una espiral o un tornado que va envolviendo a las organizaciones, que parecieran no tener escapatoria.

Al insertarse “tienen que ser competitivas” para lograr posesionarse del mercado o parte de él. Mantenerse competitiva requiere de administradores altamente calificado, capaces de tomar decisiones, dirigir al personal a su cargo, coordinar múltiples actividades, evaluar el desempeño del personal en base a objetivos determinados, decidir sobre la obtención de recursos, administrar la incertidumbre, entre otros tantos, de manera coordinada e integrada.

Para ello necesita conocer de otras disciplinas, como las matemáticas, la estadística, el derecho, la psicología, la economía; estar atento a los sucesos presentes y pasados, tanto dentro de la empresa como lo que sucede en su contexto, para tomar decisiones pensando en el futuro. Sin una buena administración las organizaciones no tendrían condiciones para crecer ni existir.

La administración hoy día es una de las áreas del conocimiento más compleja y desafiante. Según Chiavenato (1994), existen tres habilidades necesarias para que un administrador puede ejecutar eficazmente el proceso productivo, estas son: las habilidades técnicas, que esta en gran medida en el nivel supervisorio; las habilidades humanas, presentes en el nivel supervisorio, intermedio y alta dirección; y las habilidades conceptuales, presentes mayormente en el nivel de alta gerencia y nivel intermedio.

Estamos en una época de complejidades, cambios e incertidumbre, donde la administración es una de las más importantes de las áreas de actividad humana.

Los avances tecnológicos y el desarrollo del conocimiento, por sí solos, no producen efectos si no se cuenta con una administración de calidad que planifique, coordine, dirija y controle las actividades y tareas que deban realizar las personas integrantes de la organización para alcanzar los objetivos de ésta. Es decir, el éxito o fracaso de una organización depende de una administración competente, pues es a través de esta que se alcanzan las metas y se logran los objetivos al encausar las actitudes, las aptitudes y energías humanas hacia una acción efectiva.
Según Chiavenato, (citado), las organizaciones y las empresas se estudian desde seis variables principales que interactúan entre sí, además de ser interdependientes, cuyo comportamiento es sistémico y complejo: cada una influye en las otras y a su vez es influenciado por las demás. Estas variables son las tareas, estructura, personas, tecnología, ambiente y competitividad.
Son diversos los problemas que aquejan al mundo y es la administración la clave para resolverlos. La historia ha demostrado que mediante una administración eficiente y eficaz las personas, gobiernos, reinos e imperios han alcanzado sus objetivos. No quiere decir que esa estática, a lo contrario la administración es cambiante, se adapta a los cambios experimentados en el medio ambiente debido a que son sistemas abiertos, de allí que surjan cambios de paradigmas de cómo coordinar acciones y administrar compromisos para transformar eficientemente los recursos de la empresa en resultados útiles, dando lugar a cambios sin precedentes en el pensamiento administrativo.
En este sentido, el gerente ha venido transformando sus funciones y papeles desde el inicio de la administración, hoy día se enfrenta a una era de competitividad como resultado de la globalización. Esta orientado a obtener resultados a bajo costo, con excelente calidad y ofrecer servicios innovadores con mayor rapidez que sus competidores. Es responsable de diseñar y construir futuros por lo que debe tomar acciones inteligentes que produzcan los resultados establecidos.
Para Max Ways, citado por Kast y Rosenzweig (1976), “La tarea de la administración moderna es manejar el cambio. La administración es la agencia a través de la cual la mayoría de los cambios entran a nuestra sociedad, y ésta es la agencia que entonces debe luchar con el ambiente que se ha establecido en movimiento turbulento” (pág. 663)
La globalización esta ligada a una idea de “humanización” interdependiente, actuando como un sistema único, surgen nuevas estructuras y procesos administrativos lo que implica que la capacidad del recuso humano debe aumentar.
En conclusión, las teorías, enfoques y estudios precedentes sobre la administración y la organización han cumplido un papel importante y determinante en la construcción o diseño de las nuevas teorías administrativas, basadas en la adaptación de las existentes de un mundo en constante movimiento. ¿Cuál será el modelo de organización del futuro?, Tendremos que esperar el paso del tiempo para conocer la complejidad de los sistemas ocasionado por las convulsiones a que estarán sometidas los factores sociales, económicos, políticos, etc. para saberlo.